Dos clasicazos para exculparte de haber olvidado el cumpleaños de tu pata, sin sonar a “esa historia ya me la contaron”.

1.- “¿Qué…No te llegó mi mensaje?”
Otro floro tecnológico. Porfías que le enviaste el mensaje tres veces para asegurarte que llegara y le echas el pato a la línea y de taquito al ‘speedy’ de tu jato. Así te libras del roche y quedas como una víctima de la modernidad.

2.- “¿Qué vas hacer por tu santo?”
Este es perfecto si quieres sorprender a todos. Pero tú, el rey del floro, sabes que el cumple ya fue hace ratón Mickey. No importa que todos te choteen con sus miradas, te haces el loco y buscas el imaginario papel donde lo anotaste

Anuncios