¿Creer en los ovnis? Estás loco. No pierdo mi tiempo en esas tonterías, le dije a Pocho el otro día cuando me lanzó la pregunta. Me reí y le di una palmadita en la espalda. No seas tonto. Si existieran, hace ratón te habrían llevado para extirparte esta llanta, le dije tocándole la barriga.
Ya no estoy en edad de creerme esos chamullos. Suficiente con las series que veía en la tele con mis hermanos. Quién no recuerda Invasión Extraterrestre, El túnel del tiempo, Perdidos en el espacio y –ahora poco no más– Los Supersónicos, entre sus historias favoritas. Quién no creció viendo viendo hombres verdes, con pinta de astronauta, descendiendo de naves mal diseñadas, patitas cruzando la puerta del tiempo y después luchando contra los romanos o los persas, en una feroz batalla.
Pero aquellas épocas murieron con la infancia y ahora cada quién –unos más que otros– tiene los pies bien puestos sobre la tierra. Yo, al menos, si hablo de platillos será para referirme a un buen ceviche, lomito saltado o un tacu tacu bien ‘tacuchi’. Eso sí, nadie se meta con la comida, que es sagrada.
Sin embargo, tengo amigos que sí creen en ovnis y alienígenas, devoran libros y películas enteras sobre estos temas. Algunos incluso están metidos en asociaciones medio místicas, tipo el Movimiento Raeliano, una secta fundada por un periodista francés que dizque recibió la inspiración de un Dios extraterrestre. Pero eso ya es cuestión de cada uno, con tal de que no se metan conmigo ni con Gaby, que a su manera es medio marciana, normalón.
Aunque ahora resulta que a mi hermanito se le ha metido pedirme que le baje la luna y le consiga un extraterrestre. Para zafarme, le he prometido llevarlo a Chilca, comprarle un súper helado Ovni y disfrazarme de Darth Vader. ¿Tú qué dices?

tags: , , ,

Anuncios