Para ellos no hay mejor placer que el de volar. Sí, volar por las carreteras. Sentir el rugir de los motores, el estómago en la boca, la adrenalina metida en cada poro de su piel, la velocidad extrema. Son los amantes de los piques.
Marco Melgar es uno de ellos. Comenzó hace cinco años en competencias clandestinas que se armaban todos los miércoles o jueves desde las once de la noche en la pista del Estadio Monumental. Allí, entre música estridente, chicas hermosas, apuestas y cantidades industriales de alcohol, pisar el acelerador era tan frecuente como escapar de la policía. El ambiente se sazonaba con música estridente, chicas hermosas, cantidades industriales de alcohol y cuantiosas apuestas.
Quienes participaban, se enteraban de las maratónicas jornadas a través del foro Speed Perú, un espacio en Internet creado por Marco con la finalidad de contactarse con gente interesada en este deporte. Una web que ahora sirve también para intercambiar info sobre fierros, motores y otros accesorios. Al inicio participaban cinco gatos, ahora hay más de 300 miembros.
Que la aventura se convierta en deporte oficial parecía imposible, pero Marco dio un paso más. Hace dos años formó el Club Automovilístico Velocidad Extrema (CAVEX), que en enero de este año fue aceptado por la Federación Peruana de Automovilismo Deportivo (FEPAD) como Club Base, un rango que les permite realizar competencias oficiales de piques. La primera arranca este domingo en la Panamericana Sur. ¿Habla, vas?

tags: , , , ,

Anuncios