Dos ‘floritos’ más para olvidar sin roche -y con mucha razón, según tú, florero- el santo de tu pata.

“Tuve que viajar urgente por la chamba”
Irse de viaje justo unos días antes del santo de tu pata es una buena excusa. Ojo que debes dejar claro que fue por trabajo. Asegúrate nomás, que nadie te halla visto, florerazo.

“Terminé con mi enamorada”
Lo mal que te pone el fin de una relación es suficiente para voltearle la torta al dueño del santo. Así pasas de victimario a víctima y, de yapa, te ganas unas palmaditas en la espalda.

tags:, ,

Anuncios