No terminábamos de recuperarnos de la conmoción que causó el caso del ‘Monstruo de Austria’ cuando sale a la luz otra historia de terror, ocurrida esta vez en el país latinoamericano de Colombia.
Los calificativos le quedan cortos al zapatero Hernando Calderón, padre de María Edith, una valiente mujer que después de 30 años de sufrimiento recién decide exponer ante los medios su historia de horror. Un caso que causa impresión por la curiosidad del argumento, o mejor, por la complicidad de la madre de la víctima colombiana.
Acaso cabe en la mente de alguien tolerar la violación de su hija – podría ser también algún hermano o simplemente un familiar cercano- durante 27 años por su padre. No se supone que una madre cuida a sus vástagos como parte de su ser. ¿Cómo juzgar entonces a la madre de María Edith?
De otro lado, si tenemos en cuenta que según cifras, la mayoría de casos de violación en nuestro país ocurren al interior de las familias, y los victimarios son familiares cercanos, habría que preguntarse ¿cuál es la visión que tenemos de la familia? ¿Los jóvenes estamos conscientes de la actual crisis familiar? Pues este caso debería hacernos reflexionar sobre la familia, tu familia, mi familia.

Tags: , , , , ,

Anuncios