Ahora que estás ausente, sin tocar tus suaves manos ni sentir el aire de tus labios rozándome el cuello, siento que fuiste el azul sueño del cual nunca hubiera querido despertar, sino soñar, soñar y soñar que camino agarrado de tu mano, mientras reímos con tus ocurrencias, tus historias fantasiosas, mis contrariedades.
¿Aún quieres ser una chica sin ataduras, viviendo deprisa, sin responsabilidades?, aún eres la chica de ayer que me tiene loco, tan loco como cuando te contaba que quería ser un gran periodista y tú solo te reías y me decías que cumpliría mis sueños.
Y dónde quedaron las promesas de viajar juntos por el mundo, yo haciendo reportajes y tú como mi energía diaria, mi alimento cada mañana, pedazo de hostia, gota de agua, soplo de vida.
No me digas que ya te enamoraste del aquel chico que tanto insistía cuando tú me hablabas al oído y juntos mirábamos el cielo azul, echados en el jardín de tu casa, contando historias de terror, soñando con ser un par de pájaros que surcan libres los cielos.
Te escribí estas líneas, siempre a la volada, porque hoy tocaste mi corazón, y viniste a quedarte nuevamente en mi pecho desnudo, colmado de anhelos, que guarda la promesa que un día te hice y que solo tú conoces.

Este canción de Joaquín Sabina me recuerda a ti niña rebelde.

tags: , ,

Anuncios