Hoy tengo ganas de entregarme al dolor, de mirar el azul, de oler el gras, de escuchar tu voz zumbarme al oído, decirme despacito quédate a mi lado, como aquellas noches cuando cogías mis manos, entrecruzabas mis dedos, arreglabas tus mechas y te entregabas en un beso perpetuo, pensando en que mañana ya no estaría.

Hoy tengo ganas de fumarme un puchito, de correr a buscarte, de abrazarte hasta el infinito, de perderme en tu mirada, de niña traviesa, que blasfemaba contra todo y contra todos. Chiquilla rebelde, déjame a tu lado, siéntate a conversar otra vez conmigo, a divagar sobre cualquier cosa, cual loquillos vagabundos como pájaros libres. Enséñame otra vez el sentido del amor, de la entrega, el firme compromiso que una noche, noche estrellada, aún se escucha tu voz , cuando clavando tus ojos sobre los míos me confesaste ese secreto e hicimos un juramento que nunca cumpliste.

Déjame una vez más a tu lado, abrígame que tengo frío, ya sale el sol, no importa, solo quédate una noche más a mi lado, mira que mañana ya no estaré contigo, mira que mañana seguro el dolor habrá atravesado mi pecho y lo habrá partido en dos. Sólo quédate esta noche conmigo, habla bajito, que nadie nos escuche allá afuera, mira que nos hemos escapado para estar juntos, contemplando la luna, y en la penumbra desataremos nuestros cuerpos, como en un huracán que seguro nos envolverá para siempre. Solo quédate esta noche.

Anoche soñé contigo, soñé que no hacía falta hacer ningún esfuerzo para que te entregaras, en ti yo estaba inmerso. Una de mis canciones preferidas de Kevin Johansen.

tags: , , ,

Anuncios