Hoy día que entré a la página de El Tiempo de Piura me topé con una nota sobre el derrumbe de una casona antigua, ubicada en la esquina de las calles Apurímac y Libertad . Según la nota, la destrucción de esta casona se habría producido en la madrugada del jueves por un grupo de obreros que trabajó toda la noche.

Lo más trágico de asunto es que en la mañana del jueves personal de Serenazgo tuvo que intervenir luego de que unos maleantes robara las puertas y ventanas, amenazando arrasar con todo. La pregunta que surge es: si esta casona constituye patrimonio cultural del INC, por qué se permitió su derrumbe?

No es la primera vez que ocurren sucesos como este. La semana pasada un incendio redujo a cenizas otra casona antigua, abandonada desde hace tiempo. La nota la rescaté de Correo . Ya lo habían advertido muchos especialistas, entre ellos, el el profesor Víctor Velezmoro Montes, historiador del arte de la facultad de Ciencias y Humanidades de la Universidad de Piura, quien indicó que el Instituto Nacional de Cultura (INC) tenía la misión de preservar estos monumentos históricos. Aquí la nota.

El problema no se circusncribe solo a las casonas antiguas de Piura, sino a las existentes en todo el territorio nacional. En algunos de mis viajes a Trujillo comprobé que las casonas del Centro Histórico se caen a pedazos ante la mirada indiferente de los ciudadanos y de las autoridades. Hasta ahora recuerdo la casona que se ubicada cerca al INC de Trujillo, casi al frente, por donde pasábamos todos los días con otros periodistas de La Industria. Una vez le pregunté a Guido Sánchez, el jefe de redacción, y me dijo que eso era asunto del INC y del Gobierno Regional. Ya no pregunté más.

Y es que lo mismo suecede en Piura, en Trujillo o Lima, la gente se ha acostumbrado a ver cómo se destruye la ciudad, cómo se incrementa la ola de violencia. Hay allí una especie de dejadez ciuadadana, o tal vez, costumbre de la gente ante los problemas cotidianos y urbanos. Las autoridades no sa salvan de este lío, pero ese ya es otro cantar. Mientras, espero a ver qué pasa con las casonas de Piura, ciudad del eterno calor, de los algarrobos…

tags: , , ,

Anuncios