Decía el escritor argentino Ernesto Sábato, en la novela Sobre héroes y tumbas, que “No hay casualidades sino destinos. No se encuentra sino lo que se busca, y se busca lo que en cierto modo está escondido en lo más profundo y oscuro de nuestro corazón». Búsquedas incesantes las de todos nosotros que siempre andamos tras algo, aunque muchas veces no sepamos exactamente qué. Qué importa, al final, como decía Herman Hesse en El Caminante, no se busca vivir sino solo estar de paso.

Acaso somos como decía Sábato, somos sonámbulos que no sabemos hacia dónde vamos pero guardamos la esperanza de llegar a alguna parte. Ahora, muchas veces, en el camino nos encontramos con gente que nos marca y que se convierte en un ícono importante. Como decía Cortázar: “Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”. Una frase que ahora rescato ya que he encontrado a una chica que conocía de antes pero no sabía que se convertiría en una suerte de inspiración, de sueño mágico, de voz que habla a tu interior. Y a la que sientes que conoces desde mucho antes.

Hay personas que solo son puentes entre dos que habrían de sostener una relación más fuerte y duradera. Eso me pasó con ella. La conocí de casualidad, nuestro encuentro fue fortuito, pero se ha convertido con el tiempo en un lazo que poco a poco se va afianzando más, tomando una nueva forma. Y hasta llego a necesitarla, a anhelar tenerla cerca a mí, extraño sus conversaciones, sus locuras, sus irreverencias, en fin…mejor no sigo.

Mejor escuchamos esta canción de spinetta. “Muchacha ojos de papel, quédate a mi lado..”

tags: , , , , ,

Anuncios