A escasas horas de un partido que podría devolvernos la fe o sepultar nuestras esperanzas de nuevo, me he pasado parte del día mirando vídeos en el YouTube sobre las memorables hazañas de las eliminatorias de México 70 y México 86. !Qué equipo! el de entonces. Cubillas, Perico León, Juan Carlos Oblitas, el nene Cubillas, César Cueto, el cholo Sotil… Grandes figuras que alzaron el fútbol nacional a posiciones hoy inimaginables.

Y es que todos quieren comentar sobre lo que será el partido de mañana. Todos acá en el diario han apostado en contra de Perú: que lo golearán, que vamos a dar pena, que para qué vas a ir al estadio…Solo unos cuantos -como yo- ha entregado sus esperanzas a un alicaído equipo que luego de ganarle a venezuela recuperó algo de confianza, y nos hizo creer a algunos que sí se puede.

Al final, como dice el escritor argentino, Ernesto Sábato, la esperanza solo nace en medio de la desolación y el dolor. Y se mantiene hasta que todo se derrumbe ante nuestros ojos. Incluso solo después desaparece junto con nosotros. Aficionado al fútbol y pelotero desde pequeño sé lo que se siente entrar a un estadio de fútbol, la responsabilidad que tienes ante la hinchada y el enorme compromiso contigo mismo para no defraudarla, sino por el contrario, hacerla saltar de alegría, arrancarle un abismal grito que retumbe el estadio.

Pero también, sobre todo los que alguna vez hemos tenido la suerte de disputar un campeonato, sabemos que muchas veces las ganas, el corazón que le pongas a la camiseta, no alcanza para obtener un resultado favorable. Hace falta tática, técnica, estrategia, planteamiento. Y eso es lo que mañana debe saber combinar mañana el elenco nacional: gallardía y astucia con el balón ante un equipo cuya historia pesa, al igual que la nuestra. Ya le hemos ganado, ¿por qué no hacerlo otra vez?

Solo queda alentar a los muchachos y meternos también en el partido, acompañarlos en cada juagada, en cada pelota dividida. A veces los aplausos, los gritos de la hinchada te dan valor para sacar fuerza de donde sea y lograr hazañas como las que mañana quisiéramos conseguir.

Eliminatorias rumbo a Méxixo 70. !Qué tal partidazo!

Eliminatorias rumbo a México 86. Cuando el Diego fue anulado por Lucho Reina. !Qué tal estrategia!

tags: , , ,

Anuncios