Vuelves a perturbarme, otra vez a coquetearme desde lejos para, poco a poco, irte metiendo sin autorización por cada poro de mi piel, según tú porque siempre haces lo que quieres a tu antojo, cual niña que aparenta ser la mala, you are mi angel come and save me tonight/ you are angel come and make me alright . Y otra vez siento que algo va naciendo en mí, volviste a despertar las pasiones enterradas, me coges calato, con el alma desnuda y los sentimientos intactos, mientras detrás del teléfono tu voz coquetea a mi oído, y sabes que caeré en la prisión de la locura, de la que pensé había salido para no regresar, pero siempre ganas la batalla, una que dejé a la mitad, tal vez por eso has regresado.

I go crazy, crazy, crazy, you baby Justo cuando había recuperado la paciencia que tu me robaste, y cuando ya había encadenado a la obsesión con la soga de tus cabellos, que ya te desataste, mientras evoco las noches en tu jardín, la ceremonia de nuestros labios en la cruz bendita de tu cuerpo, el roce de mi mano con tu mentón un día estrellado, y ya no sigas por favor. ¿Por qué me persigues? Acaso no te conformas con verme tirado en la calle que lleva tu nombre, quemandome con tu aliento que aún percibo y oliendo ese aroma lila que se impregnó eternamente en mis ropas.

No quiero reproducir tu nombre y tú me obligas a hacerlo, deja de seducirme por favor, you are mi angel come and save me tonight/ you are angel come and make me alright , mira que en mis ojos ya no hay lágrimas, acuérdate que mi corazón es un recinto empozado de ti, de tu aroma, de tus labios, de tu piel. No sigas por favor, por qué me llamas desde lejos levantando aquel pañuelo blanco si sabes que ya soy tuyo, que ya voy a tu encuentro, que nunca me fui, que siempre estuve contigo, conmigo y sin mí. Ya deja de llamarme y ven junta tus labios con los míos, no me importa si me quemo en el infierno de la decepción, o si me clavas en la cruz del olvido otra vez.

Eres la chica de ayer que otra vez ha vuelto, con otro rostro, otros gestos y otras formas de someter a los hombres a ti, a tus conversaciones, a tus encantos, a tus muecas.

tags: , , ,

Anuncios

Nunca Jamás

Cómo vas a saber lo que es el
amor si nunca te hiciste hincha de un club.
Cómo vas a saber lo que es el
dolor si jamás un zaguero te
azotó la tibia y el peroné.
Cómo vas a saber lo que es el
placer si nunca ganaste un
clásico barrial.

Cómo vas a saber lo que es
llorar si jamás perdiste un clásico
sobre la hora con un penal dudoso.

Cómo vas a saber lo que es el
cariño si nunca acariciaste la
redonda de chanfle entrándole
con el réves del pie en el
cachete para dejarla jadeando bajo la red.
Cómo vas a saber lo que es la
solidaridad si jámas saliste a dar la
cara por un compañero golpeado sin
fe desde atrás.

Cómo vas a saber lo que es la
poesía si nunca tiraste una gambeta.

Cómo vas a saber lo que es la
humillación si jamás te hicieron un caño.

Cómo vas a saber lo que es la
amistad si nunca devolviste una pared.
Cómo vas a saber lo que es un
orgasmo si jamás diste una
vuelta olímpica de visitante.

Cómo vas a saber lo que es el
pánico si nunca te sorprendieron
mal parado en un contragolpe.

Cómo vas a saber lo que es
morir un poco si jámas fuiste a
buscar la pelota adentro del arco.

Cómo vas a saber lo que es la
izquierda si nunca jugaste en equipo.
Cómo vas a saber lo que es la
xenofobia si en ninguna cancha
te gritaron “negro de mierda”.

Cómo vas a saber lo que es la
soledad si jamás te paraste bajo
los tres palos a doce pasos de
un fusilero dispuesto a acabar
con tus esperanzas.

Cómo vas a saber lo que es el
barro si nunca te tiraste a los
pies de nadie para mandar la
pelota sobre un lateral.

Cómo vas a saber lo que es el
egoísmo si nunca hiciste una de
más cuando tenías que darsela
al nueve que estaba mejor ubicado.

Cómo vas a saber lo que es el
arte si nunca inventaste una rabona.

Cómo vas a saber lo que es la
música si jamás cantaste
haciendo equilibrio sobre un
paravalancha.

Cómo vas a saber lo que es el
suburbio si nunca te paraste de wing.
Cómo vas a saber lo que es la
clandestinidad si nunca te tiraron
un pelotazo para que te
aguantes vos sólo a toda la defensa rival.
Cómo vas a saber lo que es la
injusticia si nunca te sacó tarjeta
roja un referee localista.

Cómo vas a saber lo que es el
insomnio si jamás te fuiste al descenso.

Cómo vas a saber lo que es el
odio si nunca hiciste un gol en contra.

Cómo vas a saber lo que es la vida,
si nunca, jamás, jugaste al fútbol.

Walter Saavedra
Extraído de una Página de fútbol

tags: , , ,